jueves, 7 de agosto de 2008

De Tiffany's al diván


Audrey Hepburn en "Breakfast at Tiffany's" nos dejó una lección. No todo lo que brilla es oro. Y es cierto. Las apariencias engañan, el glamour dura poco, no se puede ser sofisticado toda la vida. Llega un momento en el que nos sacamos la careta y somos nosotros, como vinimos al mundo y nos vamos a ir. Auténticos, sin filtro. En la lluvia con el maquillaje corrido, y decimos que fue la lluvia para ocultar las lágrimas, pero en ese instante estamos, somos. Y perduramos porque la careta se va tiñendo, y aguanta, pero en algún momento se cae, y volvemos a nuestra esencia. La del ser humano que sólo pide querer y ser querido. La palabra amor es demasiado. A Holly la quisieron por ser Holly y no por sus diamantes de Tiffany's. Que todos nos quieran así. Saquémosnos las caretas. Es un mensaje de la Justiciera online.

0 opiniones:

 
La Justiciera 2008 - Template by Exotic Mommie